28 feb. 2018

31/12/2017 Tarragona. Miradas a la Catedral de Santa Tecla II: Puerta Principal I

"La puerta principal de la catedral fue encargo del obispo Bernat d’Olivella al maestro Bartomeu en el año 1277 y la última relación documentada con este maestro es en el año 1291.
A pesar de dejarla inacabada, realizó bastantes esculturas de los apóstoles, situadas en las jambas de ambos lados de la portada descansando en basamentos corridos y sobre las figuras se encuentran doseletes, entre las figuras destacan las de san Pedro, san Andrés y santo Tomás situados en el bancal de la parte derecha de la puerta. Pero la gran escultura de la puerta es la Virgen del mainel, se ha señalado que deriva de un modelo francés, en el pedestal tiene representadas escenas del Génesis con la creación de Adan y Eva y el Pecado original.

También del taller de Jaume Cascalls son doce estatuas entre apóstoles y profetas que faltaban para la misma puerta al precio unitario de diecinueve libras y doce sueldos. Jaume Cascalls estuvo acompañado por su yerno Guillem Solivella y su esclavo Jordi de Déu. Las esculturas realizadas por este equipo de artistas son las que se encuentran en las partes más externas de la puerta, son, como ya se ha dicho, doce, igual número que de bloques de piedra comprados en Albiol, cinco en el lado derecho y siete en el izquierdo, todas estas figuras igual que pasa con las hechas por el maestro Bartomeu, presentan el cuerpo realizado en piedra y la cabeza en mármol."

Ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Santa_Tecla_de_Tarragona





De derecha a izquierda:













De derecha a izquierda:






 






23/02/2018 Ateneu Hortenc

"El Ateneu Hortenc es la entidad más antigua de Barcelona. Es por eso que creemos necesario explicar su historia. Inscrita con el número 994, el Ateneo es la entidad más antigua de Barcelona con actividades continuadas. El Ateneo fue fundado por un grupo de vecinos de Horta que concurrían el café Can Balada, en el Pueblo de Sant Joan d'Horta, allá por el año 1864.
El primer local social que tuvo la entidad fue en una planta baja de la plaza mayor, hoy de Santas Creus. El primer presidente fue el señor Manel Bartoneus y Rovira, el cual hizo un reglamento o estatutos que fueron aprobados por los socios, en la nta general en 1873. Estos Estatutos de funcionamiento de la entidad fueron presentados al entonces Gobernador Civil de Barcelona, señor J. De Aldecoa, y fueron aprobados y firmados el 17 de agosto de 1877. El primer nombre del Ateneo fue el de CIRCULO HORTENSE.
De los primeros reglamentos o estatutos, es importante ver la tarea social que hacía el Ateneo para los socios de la entidad: De los artículos del reglamento podemos sacar cosas como esta: “Se crea este círculo para fomentar el enseñamiento, proporcionar juegos de recreo y facilitar a los socios los medios por instruirse en lectura, escritura, gramática, matemáticas, funciones teatrales, cantos, etc.”
Después de que el pueblo de San Joan d'Horta fue anexionado en Barcelona en 1904, la entidad cambió de nombre y se decía “Ateneo Obrero Hortense”, las dificultades empezaron cuando hubo que dejar el local porque no se podía pagar el alquiler.
De una manera provisional se instaló el Ateneo en unos bajos de la calle Horta, 34 y fue entonces cuando los socios y la junta se dedicó a buscar un local o terreno por la sede del Ateneo. Este local se encontró en la calle Pere Pau y es la actual ubicación de la Entidad.
Por la adquisición de este local, rejuntaron el dinero mediante unas obligaciones de 25 pesetas cada una que compraron los socios y que gracias, además, de la aportacion de los señores Francesc Sans hicieron posible la compra y adecuación del nuevo local, ocupado en aquellos momentos por la Sociedad Fraternidad Republicana. El importe de la compra y adecuación del edificio fue de 45.000 pesetas que cubrieron con las 1.000 obligaciones de 25 pesetas y una hipoteca de 30.000 pesetas de la Caixa de Pensions. Siendo presidente el Sr. Miquel Grau.
A partir de 1939 el Ateneo volvió a cambiar de nombre, esta vez con la denominación de Ateneo Cultural Hortense, que recuerda con su nombre uno de los fines para el que fue fundado: la difusión de la cultura a nivel popular. Aparte de unas obras hechas en 1935 y las que se han hecho para actualizar los locales públicos (Salida de emergencia, instalación eléctrica, detección de incendios, etc.) y también para procurar una mejor comodidad al socio, cómo ha sido la instalación del aire acondicionado para el verano y la calefacción a gas por el invierno, el edificio es el mismo que consiguieron aquellos hombres con su aportación tan directa, y es por eso que el actual edificio del Ateneo es propiedad del socios.
Con este conocimiento pretendemos que nuestros socios y socias se animen cada día más a las actividades de nuestra entidad, para que el Ateneo sea el que todos queremos: una entidad activa o abierta a todos los vecinos y vecinas del barrio de Horta.
También tenemos que tener en cuenta que en 1997 el ayuntamiento le concedió la medalla de oro de la ciudad y en 2002 el 18 de diciembre le es otorgada por la Generalitat de Cataluña la cruz de Sant Jordi en el acto presidido por el entonces Presidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol.
Para ajustar definitivamente las instalaciones a las normas vigentes ha sido remodelada la Sala de Actos dándole un cariz más moderno y ajustándola a las normativas de seguridad como se la eliminación de la madera, detección de incendios, salida de emergencia, instalación eléctrica, aire acondicionado y calefacción en invierno.
Asociación:
Cor d'Horta"


Ver: https://www.corhorta.com/es/socio/ateneu-hortenc 
Ver también este completo reportaje de la historia del Ateneu:
https://memoriadelsbarris.blogspot.com/search/label/Horta%20-%20entitats%20-l%27Ateneu
Carrer de Pere Pau, 8-10






La visita al interior fue posible gracias a la amabilidad de uno de los socios del Ateneu Hortenc que se ofreció a mostrármelo orgulloso cuando me vio haciendo fitos del exterior





La enorne sala de actos conserva todavía el palco corrido desde donde las madres vigilaban la moralidad y maneras de quienes bailaban con sus hijas, según me contó mi anfitrión