18 feb. 2017

12/02/2017 Edificio del Museu Etnológic y els panots de Barcelona

"La sede del Museu Etnológic, ubicada en un extremo de los Jardines Laribal, en el parque de Montjuïc, es un edificio singular construido en 1973 en el lugar donde se encontraba su sede original, la casa de la Colla de l'Arròs. Se trata del primer edificio del siglo XX que se diseñó expresamente para alojar un museo en Barcelona, ​​obra de los arquitectos municipales Antoni Lozoya, Bonaventura Bassegoda Nonell, Joan Puigdengolas y Jesús López, en estrecha colaboración con el entonces director, August Panyella.En el año 2011 se iniciaron unas obras que han servido para renovar completamente la sala de exposiciones estables, la reserva visitable, el vestíbulo y el salón de actos.Montjuïc se ha convertido hoy en día en un espacio de centralidad en la actual Barcelona. El origen de esta transformación lo encontramos en la Exposición Internacional de 1929, la que ofreció la primera gran oportunidad de integrar Montjuïc en la trama urbana de la ciudad. La idea consistía en transformar la montaña en un gran parque urbano, capaz de acoger las principales instalaciones y equipamientos culturales. En ese mismo momento se iniciaron las obras de algunos de los jardines más notables, como fueron los Jardines de Laribal, incluidos en el interior del recinto de la Exposición Internacional de 1929, que fueron diseñados por Jean Claude Nicolas Forestier y Nicolau M. Rubió Tudurí. En este contexto el Museo Etnológico de Barcelona ocupa una posición privilegiada junto con los Jardines de Laribal.Todo el edificio se modula a partir de la unidad hexágono. Seguramente los arquitectos conocían obras anteriores como la Casa Hanna de Frank Lloyd Wright (1935-37) o el pabellón de España de la Exposición de Bruselas de Corrales-Molezún (1958), donde el hexágono era el módulo a partir del cual se organizaba el espacio. El mismo Wright afirmaba: "el hexágono como módulo es otro experimento, ya que estoy convencido de que una trama hexagonal tiene más fertilidad y flexibilidad que el cuadrado con respecto al movimiento humano".El edificio plantea una imponente retícula de pilares de hormigón, ordenados siguiendo la geometría del hexágono junto con tres patios interiores, también de planta hexagonal, que articulan el espacio y el programa expositivo.Es un edificio que, a primera vista, parece seguir una estricta simetría; sin embargo, elementos como la topografía, el soleamiento y la orientación condicionan la adaptación del museo a su entorno.Se accede desde el Paseo de Santa Madrona donde existe una zona de aparcamiento exterior. El museo, donde se han realizado obras para adecuar las salas de exposición, está formado por una planta inferior con una reserva visitable y las dependencias técnicas y despachos de trabajo, y dos plantas superiores que acogen exposiciones. Sobre el vestíbulo encontramos el salón de actos, la ubicación de la antigua biblioteca.El vestíbulo, la última fase de esta reforma, se trata de una pieza singular, dentro del orden hexagonal que domina el edificio, ocupando parte del porche que define la antigua biblioteca, tras un mural de Eudald Serra que domina la fachada en planta primera. Aparte, la entrega y accesibilidad con el entorno exterior inmediato, se ha adaptado a las diferentes cotas, optimizando el rendimiento tanto del vestíbulo como del espacio interior y exterior."

Ver: http://ajuntament.barcelona.cat/museuetnologic/ca/edifici-1















"La flor de Barcelona o rosa de Barcelona es un tipo de loseta )panot en catalán) diseñado por Josep Puig i Cadafalch. Ideado originalmente para la casa Amatller, posteriormente fue empleado para pavimentar numerosas calles de Barcelona, especialmente en el Eixample".

Ver: https://ca.wikipedia.org/wiki/Flor_de_Barcelona 
Y el interesantísimo artículo de Josep Oriol Pascual Sanpons:

http://descobertesbcn.blogspot.com.es/2017/02/la-flor-de-barcelona.html 
 




No hay comentarios:

Publicar un comentario