26 jul. 2017

04/07/2017 Araba. Vitoria-Gasteiz. Jungitu II: Parroquia de San Millán

"Parroquia de San Millán
El templo parroquial de Junguitu es de planta de cruz latina, con un crucero, una cabecera poligonal y dos tramos en la nave. La construcción del templo se inició a finales del siglo XV y se fue realizando a lo largo de todo el siglo XVI, hasta que entre 1626 y 1636 se terminó de construir el crucero bajo la dirección del arquitecto Pedro Martínez de Recalde. De esta manera se pueden ver claramente las diferencias del estilo de la arquitectura del siglo XVI, con bóvedas de crucería, y la del XVII, con una cúpula que crea un espacio más amplio y diáfano.
La cúpula está rodeada de bóvedas de cuarto de esfera recubiertas en su totalidad por pinturas murales realizadas por Pablo y Venancio Jiménez hacia 1802. Estos pintores-doradores eran miembros de un clan de artistas. Además de policromar varios retablos de la Llanada alavesa, realizaron las pinturas de Munain y éstas de Junguitu. En la cúpula están representados los cuatro evangelistas, acompañados en las pechinas por los cuatro Doctores de la Iglesia, identificables todos ellos por los atributos que portan. En las dos bóvedas de los lados se pintaron las escenas de la Degollación de San Juan Bautista y la Epifanía. Todos tienen cierto carácter retardatario y algunas deficiencias técnicas, pero muestran realismo en la indumentaria y los tocados.
En el resto de las bóvedas de la parroquia destacan las claves, que se debieron colocar en los primeros años del siglo XVI y tienen gran variedad de motivos. En ellas podemos ver un relieve de Compassio Patris o el Padre Eterno con Cristo muerto en su regazo, el Tetramorfos, santas como Santa Catalina y Santa Úrsula, San Miguel, San Millán y otros santos, además de un escudo de armas de los Reyes Católicos, todos similares a las claves que podemos encontrar en las iglesias de Zurbano y Elorriaga y con un estilo a caballo entre el Gótico y el Renacimiento.
El retablo mayor ubicado en la cabecera es neoclásico, con una estructura arquitectónica clara y limpia decorada ligeramente por algunos paños. Es obra de Roque Rubio en 1784, con traza del arquitecto José de Moraza. En el centro contiene la imagen del patrón de Junguitu, San Millán, y a los lados dos tallas de San Pedro y San Pablo, que junto con las esculturas del Calvario del remate, proceden del antiguo retablo y son esculturas que José de Angulo talló entre 1640 y 1648. En el resto del retablo se encuentran relieves de los evangelistas, Santa Catalina, Santa Lucía, la Anunciación y la Visitación.
La parroquia cuenta con una capilla lateral en el lado del Evangelio fundada por Juan Ortiz de Landázuri para que fuera lugar de enterramiento de la familia. Esta capilla se estaba construyendo en 1630 y poco después de terminarla se la dotó con un retablo dedicado a San Juan Bautista. Este pequeño mueble barroco tiene un banco con dos pinturas del Bautismo de Cristo y de la Predicación de San Juan Bautista, y se compone de un nicho flanqueado por dos pares de columnas toscanas de fuste entorchado. Como remate tiene un frontón triangular roto, en cuya parte central ostenta las armas de su patrono. El retablo se decora con elementos propios del repertorio del barroco clasicista como triglifos, metopas con florones, pirámides rematadas por bolas y formas geométricas. El titular sigue los postulados de la escultura alavesa de la primera mitad del siglo XVII y tiene una acusada influencia de Gregorio Fernández, artista creador de modelos para toda la escultura de esta época.
Otro retablo lateral está dedicado a la Virgen de Fátima, aunque originalmente era de la Virgen del Rosario, cuya talla se ha perdido. Se levantó en 1665 y es similar al citado anteriormente, pero de inferior calidad. En el banco se encuentran la Anunciación y los Desposorios de la Virgen, y en el remate una pintura de San José.·

Ver: http://aunamendi.eusko-ikaskuntza.eus/artikuluak/artikulua.php?id=eu&ar=64635&ep=47948 















No hay comentarios:

Publicar un comentario