16 may. 2017

10/05/2017 Antigua Casa Fábrica Canet

"En la zona del Portal Nou, la proximidad del Rec Comtal había facilitado la instalación de fábricas textiles como las de la calle d´en Cortinas, antes llamada calle Vermella  (Roja) por la presencia del gremio de los sederos. Al lado mismo, la calle de la Volta dels Jueus habla de una colonia menestral judía, la mayoría tintoreros. El agua del Rec Comtal, de pureza extraordinaria, fue providencial para dar calidad a toda la producción textil."

Ver:  http://www.ara.cat/suplements/arabcn/centrifugar-turisme-quarter-rescatat-Comtal_0_1328867165.html

"Un nuevo censo recoge los secretos del pasado industrial de Barcelona en 130 edificios de Ciutat Vella
Un estudio reciente, impulsado por el Museo de Historia de Barcelona, ha identificado 130 edificios de Ciutat Vella que tuvieron un uso industrial. El modelo, durante los siglos XVIII y XIX, era el de la casa fábrica, donde las viviendas e industria formaban un todo.

Cuando pensamos en la arquitectura industrial de Barcelona,​​la imagen habitual son las grandes fábricas del Poblenou, Sant Andreu o Sants. Pero un estudio reciente, impulsado por el Museo de Historia de Barcelona, ​​ha identificado unos 130 edificios de Ciutat Vella que tuvieron un uso industrial, en los barrios del Raval, la Ribera y Sant Pere. Algunos ya lo muestran por su aspecto exterior, pero a menudo las naves se esconden en el interior de fincas.La ciudad vieja de Barcelona, ​​y en concreto el barrio de Sant Pere, fue la cuna de la industrialización de la ciudad. Una zona con una gran densidad de población, donde el lugar de residencia y el de trabajo eran uno solo. La máxima expresión de esto es la casa fábrica, el modelo industrial del siglo XVIII y buena parte del siglo XIX, donde las viviendas e industria formaban un todo. En algunos casos la estructura de estos complejos marcó el trazado urbano.El passatge Sert se abrió poco después del derribo de la muralla de Barcelona y todavía hoy comunica la calle de Sant Pere Més Alt, núcleo de la industrialización textil de la ciudad vieja, con el nuevo Eixample. El pasaje articula el gran complejo fabril creado por Bonaventura Solà en 1867.En un lado estaba la zona residencial, donde vivían los propietarios y trabajadores cualificados. Y en la otra, las naves donde se hacían los tejidos de mezcla de algodón y seda. Los sucesores, los hermanos Domingo y José Sert, añadieron la fabricación de alfombras y tapices. Cuando el grueso de la actividad se desplazó a las otras fábricas de la empresa fuera de la ciudad, las antiguas naves se fueron reconvirtiendo para nuevos usos. Los hay que siguen ligados al textil, como empresas dedicadas al diseño y patronaje de nuevos productos para grandes marcas del sector. La mayoría de los antiguos espacios industriales ahora son viviendas o acogen empresas de servicios, en una muestra de la adaptabilidad y la calidad de la arquitectura industrial.El arquitecto Jaume Artigues y los historiadores Francisco Caballé y Mercè Tatjer han elaborado un censo de unos 130 edificios de Ciutat Vella que tuvieron un uso industrial, publicado por el Museo de Historia de Barcelona con el título "El legado fabril en el casco antiguo de Barcelona. Censo de fábricas y edificios de Ciutat Vella con actividad entre el siglo XVIII y principios del XX ". El censo es fruto de una amplia investigación documental y un intenso trabajo de campo, y aporta muchos datos de cara a la futura revisión del catálogo del patrimonio histórico del distrito.Uno de los ejemplos estudiados es lo que fue un gran conjunto residencial e industrial situado entre las calles del Portal Nou, Volta de los Jueus y d´en Cortines. Desde el 1758 a la casa fábrica Canet elaboraban indianas. Un siglo más tarde, la familia Santonja la adquirió y añadieron más plantas a las edificaciones industriales creando una fábrica en altura, de cinco plantas. En las naves se fabricaban principalmente cintas de seda y algodón, aunque posteriormente acogieron también otras actividades industriales.Una vez terminada la actividad fabril, las naves se han transformado para hacer apartamentos, con una cuidada rehabilitación del arquitecto Pere Cortacans, que ha respetado la estructura original. En el patio que era el corazón de la fábrica se han conservado varios elementos industriales, como unas grandes vigas de celosía y uno de los telares mecánicos.Merced Tatjer, historiadora, catedrática de Didáctica de las Ciencias Sociales, UB: "La casa fábrica era un complejo fabril ideado de hecho a finales del XVIII ya lo largo de la primera mitad del siglo XIX y que se componía de una parte con vivienda , primero para el propietario pero luego para el contramaestre y los oficiales, o sea aquellos que de alguna manera controlaban y vigilaban la fábrica, y después para el que era el espacio productivo, compuesto de un gran patio rodeado de las cuadras, que eran los espacios de producción con los pilares de fundición, para tener unas naves diáfanas donde poder instalar los telares. "Francesc Caballé, historiador, Veclus: "Buena parte de este patrimonio, de este legado industrial arquitectónico, está escondido, o camuflado en estas construcciones que no es evidente que sean productivas. Es decir, tú pasas por la calle paseando y ves un palacio del siglo XVIII que detrás, en su interior, servía para la producción. Catalogar o intentar proteger según qué espacios no sólo debe ser por su valía arquitectónica sino también histórica. Y este era el caso evidente del patrimonio industrial de Ciudad Vella, escondido dentro de su tejido. "Desde el 1829 está instalada en un centro de la calle Sant Pere Més Baix la empresa Vilumara, una de las más destacadas del sector de la seda, que centra uno de los itinerarios propuestos por el Museo de Historia de Barcelona, ​​"Los Vilumara . de tejedores de seda a grandes industriales ". Al fondo de un pasillo privado, en el patio interior se pueden descubrir varias instalaciones fabriles como la antigua fábrica textil, de 1860, de cuatro pisos, con ventanas geminadas de estilo neorrománico, y que está unida a la parte residencial . En las naves se fabricaban pañuelos, corbatas de seda y otros productos de calidad. La empresa de los Vilumara se convirtió en una de las más importantes del sector de la seda. Ampliaron las instalaciones con una nueva fábrica, primero en Barcelona y luego en L'Hospitalet, pero las naves originarias, obra del arquitecto Elies Rogent, se mantienen. Desde hace décadas, para el pintor Francisco Artigau y también para otros artistas, estos espacios diáfanos son un lugar de trabajo ideal.
 
El censo fue un encargo del Museo de Historia de Barcelona (MUHBA) en respuesta a la petición del Ayuntamiento de Barcelona, ​​como contribución a los trabajos para la revisión del catálogo del patrimonio arquitectónico histórico-artístico en el ámbito de Ciutat Vella . La gran cantidad de documentos localizados y el trabajo de campo realizado puede aportar mucha información sobre elementos con valor patrimonial y también un gran valor histórico para entender la evolución industrial de Barcelona. Los autores del trabajo esperan que sirva para impulsar el debate sobre la conservación de estos elementos, para que sólo una pequeña parte de estos edificios están protegidos actualmente.


Ver: http://www.ccma.cat/324/Un-nou-cens-recull-els-secrets-del-passat-industrial-de-Barcelona-en-130-edificis-de-Ciutat-Vella/noticia/2082282/ 
Carrers del Portal Nou, Volta dels Jueus y d´en Cortines
















 

No hay comentarios:

Publicar un comentario