24 mar. 2017

21/01/2010 Casa Vicens antes del MoraBanc

"La Casa Vicens es un edificio modernista  obra de Antoni Gaudí, y fue el primer proyecto de importancia del arquitecto tras su licenciatura como arquitecto en 1878. Se construyó entre 1883 y 1888. En la fecha en la que se construyó el edificio, Gràcia era todavía un núcleo urbano independiente de Barcelona y poseedor de Ayuntamiento propio, con la categoría de villa, aunque actualmente es un distrito de la ciudad.
Esta obra pertenece a la etapa orientalista de Gaudí (1883-1888), periodo en que el arquitecto realiza una serie de obras de marcado gusto oriental, inspiradas en el arte del Próximo y Lejano Oriente (India, Persia, Japón), así como en el arte islámico hispánico, principalmente el mudéjar y nazarí. Gaudí emplea con gran profusión la decoración en azulejo cerámico, así como los arcos mitrales, cartelas de ladrillo visto y remates en forma de templete o cúpula.
El edificio fue declarado Bien de Interés Cultural el 24 de julio de 1969 con la referencia RI-51-0003823, y Patrimonio de la Humanidad en 2005 con la referencia 320bis.
Gaudí recibió en 1880 el encargo de Manuel Vicens i Montaner para una segunda residencia veraniega de la familia, propietaria de una fábrica de cerámica. Ello queda de manifiesto en la fachada del inmueble, cuya decoración está basada precisamente en azulejos. Sin embargo, algunos autores indican que Manuel Vicens no era propietario de una fábrica de cerámica, sino corredor de Comercio.
Gaudí se encontraba en ese momento en el primer período de su carrera, que se caracteriza por la utilización de un lenguaje arquitectónico de gran simplicidad constructiva, en el que prima la línea recta sobre la línea curva. Estilísticamente corresponde con una etapa de influencia orientalista, donde las formas estructurales y ornamentales corresponden al gusto por el arte oriental, principalmente mudéjar, persa y bizantino, como se aprecia en otras obras suyas como los Pabellones Güell, las Bodegas Güell o El Capricho de Comillas
En su realización, Gaudí contó con la ayuda de varios artesanos que serían habituales en sus obras, como el escultor Llorenç Matamala, el ebanista Eudald Puntí o el herrero Joan Oñós, así como el contratista Claudi Alsina.
La casa Vicens tiene un diámetro de 30 x 34,5 m, y estaba emplazada en un solar de 1035 m2, hoy día prácticamente reducido al volumen de la casa. Está estructurada en cuatro niveles o plantas, correspondientes a un subterráneo para ser utilizado como bodega, dos plantas con destino a vivienda (la primera con cocina, comedor y diversas salas, y la segunda para los dormitorios) y unas buhardillas para uso del servicio. En total, el edificio tiene una superficie de 698 m2. El abundante uso de cerámica en la fachada dota a la edificación de un fuerte colorido, siendo una de las características esenciales de la construcción. Ello le otorga un aire peculiar, que recuerda, a decir de algunos, las construcciones árabes.
Gaudí proyectó el inmueble adosado a la pared medianera de un convento vecino (Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl), logrando de este modo obtener un jardín amplio y espacioso, otorgando tres fachadas a la casa. Al otro lado del jardín diseñó una fuente monumental de ladrillo de obra vista, formada por un arco parabólico encima del cual había un paso entre columnas. El agua se almacenaba en dos depósitos emplazados en cada uno de los pilares extremos de la fuente. Esta fuente fue demolida en 1946 con motivo de la venta de esta parte del terreno. La casa se cerraba con un muro de cerca con una reja de hierro colado, decorada con hojas de palmito, diseñada por Llorenç Matamala y ejecutada por Joan Oñós.
Los muros de la casa son de mampostería alternada con filas de azulejo, que reproduce unas flores amarillas propias de la zona (clavelones de la India o tagetes erecta); la casa se remata con chimeneas y unas torres en forma de templetes. En la fachada principal había una tribuna —más tarde remodelada— que se cerraba con unos paneles de celosía de madera; en el centro se encontraba una antigua pila renacentista con una reja metálica en forma de tela de araña, sobre la que saltaba el agua, que, con el sol, formaba los colores del arco iris.
En el interior destacan los techos de vigas de madera policromada, adornados con temas florales de papier mâché; los muros tienen esgrafiados de motivos vegetales, así como pinturas obra de Josep Torrescassana; por último, el suelo es de mosaico romano de opus tessellatum. Gaudí diseñó igualmente el mobiliario de la casa. Una de las estancias más originales es el fumador, donde destaca el techo en forma de cielo raso decorado con mucarnas árabes, que recuerdan el Generalife de la Alhambra de Granada.
En el friso de la tribuna figuraban diversas frases de cuentos populares catalanes: sol, solet, vine'm a veure que tinc fred («sol, solecito, ven a verme que tengo frío»); oh, l'ombra de l'estiu («oh, sombra de verano»); de la llar lo foc, visca lo foc de l'amor («del hogar el fuego, viva el fuego del amor»).
En 1899 la viuda de Manuel Vicens, Dolors Giralt, vendió la casa a Antoni Jover i Puig. En 1925 se realizó una reforma de la casa, a cargo de Joan Baptista Serra Martínez, quien diseñó la mitad derecha de la fachada siguiendo el estilo de Gaudí; Construyó también un templete en el jardín, con una fuente llamada de Santa Rita, en la esquina con la Avenida Príncipe de Asturias; derribado en 1962, en la actualidad los antiguos jardines están ocupados por edificios de viviendas. Varias secciones de la reja de palmito se encuentran en la puerta de acceso al Parque Güell, así como en la Casa-Museo Gaudí.
En 2014 la familia Herrero Jover vendió la Casa Vicens al banco andorrano MoraBanc, que tiene previsto convertir el inmueble en una casa-museo y abrirlo al público, tras una remodelación."

Ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Casa_Vicens

"MoraBanc trabaja para abrir al público Casa Vicens de Gaudí en otoñoHa invertido 4 millones en su restauración y prevé unos 150.000 visitantes al año07/02/2017 - 18:41 h. CETDespués de que el 19 de septiembre del año pasado se obtuviera la licencia de obras definitiva, MoraBanc está acabando de completar la restauración de Casa Vicens, un edificio de Antoni Gaudí situado en la calle Carolines de Barcelona que adquirieron en 2014.La voluntad es que esta casa pueda acoger la visita de 150.000 personas al año. En este inmueble se podrá ver la obra que supuso el primer edificio importante que llevó a cabo el arquitecto, el preludio de la obra y el lenguaje de Gaudí.Así, la exposición permanente girará en torno a tres ejes: la historia de la casa, la Casa Vicens en la obra de Gaudí y el inmueble en su contexto.Aparte, se pretende que el edificio pueda acoger exposiciones temporales y otras manifestaciones culturales, tal como ha explicado la representante de MoraBanc a Casa Vicens, Mercedes Mora.El coste de la restauración ha sido de unos cuatro millones de euros y aún se trabaja para definir el precio de la entrada, si bien se quiere que sea un espacio que sea visitado por muy pocas personas a la vez, unas 50, y que la mayoría de los tickets se puedan conseguir a través de Intenet, tal como ha explicado el director de Casa Vicens, Joan Abellà.

Ver: http://cadenaser.com/emisora/2017/02/07/radio_ser_principat_d_andorra/1486489096_381419.html

Carrer Carolinas 18-24























No hay comentarios:

Publicar un comentario